Fortalecer capacidades mediante el apoyo a proyectos
de organizaciones comunitarias

Un amplio grupo de fundaciones tiene programas de apoyo a organizaciones comunitarias. Una de las formas más comunes de este apoyo es la financiación y acompañamiento a proyectos y organizaciones, una estrategia utilizada por varios de los miembros de RedEAmérica y sobre la cual esta Red ha producido un gran aprendizaje. Varios de los miembros de esta Red han constituido fondos a partir de sus propios recursos y con aportes adicionales de fundaciones o de agencias de desarrollo nacionales e internacionales para cofinanciar y acompañar proyectos diseñados por organizaciones comunitarios.

Una particularidad de los proyectos de desarrollo comunitario es que además de cumplir con la función de enfrentar un reto específico de la comunidad, son una importante oportunidad para el aprendizaje social y el empoderamiento de las personas así como para la generación de las capacidades de las organizaciones comunitarias. Sean proyectos de cualquier área temática, educación, salud, generación de ingresos, además de producir resultados específicos en el área en cuestión, pueden contribuir a catalizar y promover procesos comunitarios y de fortalecimiento organizacional. En esta perspectiva, los proyectos no son solo medios para el logro de resultados tangibles o para la generación de productos específicos, sino que son también instrumentos para facilitar y apoyar el desarrollo de las comunidades y el proceso de construcción de las capacidades individuales, organizacionales y comunitarias.

Las fundaciones y empresas pueden jugar un papel fundamental en la construcción de las capacidades de las organizaciones durante el proceso de acompañamiento de los proyectos que apoyan, vía asesoría técnica, formación, capacitación individual a las organizaciones o transversal para grupos de organizaciones; apoyo a procesos horizontales de aprendizaje; establecimiento de puentes entre las organizaciones y entre estas y agencias gubernamentales y de cooperación; promoción de pasantías, intercambios y encuentros entre grupos y organizaciones comunitarias. Estos procesos de fortalecimiento organizacional le generan un valor agregado a las organizaciones permitiendo no sólo que los proyectos logren los resultados esperados sino que se fortalezca la organización para el diseño y realización de futuros proyectos.

El tipo de proyectos y el alcance del fortalecimiento de los grupos u organizaciones puede variar, pero lo que es común entre las entidades que apoyan proyectos con una orientación de generación de capacidades es que ponen el desarrollo comunitario y organizacional como marco central en el curso del proyecto.

A continuación queremos presentar dos experiencias de fundaciones que apoyan proyectos con este enfoque de fortalecimiento organizacional. Una de las experiencias es en una zona con baja densidad organizacional, donde se trata de generar grupos y tejido social a través de pequeños proyectos, pues no existen organizaciones formales que tengan la capacidad de presentar sus proyectos a un concurso y menos aún existe la formalidad necesaria para recibir directamente los recursos y hacer la gestión de los mismos. La otra experiencia es la de un grupo de fundaciones que deciden de manera colaborativa establecer un fondo y apoyar organizaciones formalmente constituidas con un grado importante de consolidación.

La idea al presentar estas dos experiencias en puntos distantes de un continuo, es mostrar que a pesar de los diversos contextos institucionales y organizaciones es posible mantener una misma orientación y perspectiva del papel de los proyectos en el fortalecimiento organizacional. Nos referimos en el primer caso a la experiencia de la Fundación del Empresariado Chihuahuense (FECHAC) en México y sus programas de desarrollo comunitario en Ciudad Juárez y en Jiménez, y en el segundo caso al Fondo FOCUS-Medellín. Veamos estos casos con más cuidado.

FECHAC: el impulso de grupos comunitarios a partir de pequeños proyectos

La Fundación del Empresariado Chihuahuense, A.C. (FECHAC) otro miembro reciente de RedEAmérica, trabaja en un contexto de crecimiento de la violencia y de rápido resquebrajamiento del tejido social y en una zona de muy baja densidad de organizaciones de la comunidad, especialmente en Ciudad Juárez y en Jiménez. En ese contexto, FECHAC desde 2008 promovió la formación de grupos a partir de propuestas y demandas sencillas de miembros de la comunidad.

En algunos casos la solicitud de las personas era la de aprender manualidades, en otros, recibir un servicio de consulta médica, aprender a hacer productos básicos de limpieza para el hogar, aprender costura o mejorar la producción de quesos. Ante esas demandas, FECHAC podría haberse limitado a ofrecer un servicio tradicional de capacitación a las personas interesadas, pero en lugar de esto resolvió promover la creación de grupos de base alrededor de las necesidades planteadas por las diversas personas de la comunidad y utilizar los proyectos como catalizadores del desarrollo comunitario.

Dos años después, en 2011, gracias al apoyo financiero y al acompañamiento de FECHAC y de otras organizaciones aliadas, existen 16 grupos de base en la zona del Arroyo del Indio y 8 en el suroriente y poniente de Ciudad Juárez. En Jiménez se han creado hasta el momento más de 20 grupos. El tamaño de los grupos es variable pero en promedio están compuestos por 20 personas, la mayoría mujeres que están sufriendo en carne propia los estragos de la violencia. Ellas habían limitado sus interacciones por el temor generado por la violencia, las muertes cercanas y la presencia de bandas en los barrios.

Los grupos de base constituidos a partir del proyecto les proveen ahora las capacidades individuales en un oficio, el cual les genera un pequeño ingreso o un ahorro. Tan importante como estas habilidades individuales y los ingresos generados, estos grupos se han convertido en espacios donde las mujeres tejen vínculos de confianza, comparten experiencias de vida y apoyan a quien tiene dolor o a quien tiene dificultades económicas a través de actos de solidaridad.

Gracias a la confianza que se ha generado entre ellas, empiezan a participar en la construcción de un futuro posible y avanzan en la planeación y ejecución de nuevos proyectos colectivos. En estos casos, el proyecto se ha convertido en un espacio donde se aprende el valor de actuar en grupo y las habilidades para la acción colectiva.

La formación de capacidades básicas de planeación de acciones colectivas, o de gestión de recursos se está realizando en el curso de los proyectos. A partir de los procesos de acompañamiento (asesoría técnica, apoyo personal, capacitación, facilitación de dinámicas de grupos) se ha creado la suficiente confianza entre un grupo de personas que no tenían previamente vínculos fuertes entre ellas, pues en general son pobladores llegados de diferentes lugares de México en búsqueda de oportunidades de trabajo.

Se ha creado también la suficiente solidaridad e identidad grupal para compartir lo personal y para iniciar trabajos de grupo o acciones colectivas, y especialmente para constituir una red social de apoyo y protección entre personas que afrontan los inmensos retos de la violencia creada por el narcotráfico.

El "trueque de saberes", como denominan la entidad que apoya a FECHAC en su trabajo en Jiménez, el Centro de Educación en Apoyo a la Producción y el Medio Ambiente, A. C. (CEP parras),2 se ha constituido en el corazón de la metodología del desarrollo comunitario. Este trueque de saberes consiste en el intercambio de conocimientos, prácticas y saberes específicos entre los miembros de los grupos de base. El supuesto que hay detrás de esta metodología es que todos en el grupo tienen algo que aportar y a la vez pueden aprender de otros. En ese sentido, el intercambiar saberes entre los miembros del grupo genera un enriquecimiento continuo y una dinámica de empoderamiento que contribuye a que los miembros de un grupo de base no se conviertan en receptores pasivos de conocimiento de afuera. Hay externos que aportan saberes (el profesor, la FECHAC, el promotor, etc.) pero eso no invalida el saber de los miembros del grupo. A su vez, los externos también reciben de los grupos e intercambian saberes con ellos. El aprendizaje en esta metodología no es de una sola vía. Todos aportan y reciben y en ese proceso de constante diálogo y de continuas acciones colectivas, el grupo crece y se fortalece.

El reto que tiene ahora FECHAC es continuar apoyando el fortalecimiento de cada uno de los grupos y a la vez contribuir a generar un mayor vínculo entre ellos. En ese proceso podrá ir ampliando el potencial de los grupos y fortalecer una red de apoyo social que tenga un mayor peso en la orientación de sus destinos y una mayor capacidad de afrontar y contrarrestar la violencia creciente.

El trabajo de FECHAC nos enseña que una fundación puede tener un papel activo en la creación y fortalecimiento de grupos comunitarios. Puede ser igualmente catalizadora del desarrollo de grupos y de relaciones entre ellos a partir de formas sencillas pero continuas de acompañamiento.

2 Ver Alvarez, Serna, José Luis y colectivo del CEP-parras. Trueque de saberes: intercambio y diálogo. Aguirre y Castro Impresores. 2010.

El Fondo de Fortalecimiento de Organizaciones Comunitarias Urbanas (Fondo FOCUS).3

El Fondo FOCUS fue creado en 1995 por otro miembro de RedEAmérica, la Fundación Corona, para financiar proyectos en Bogotá. Posteriormente se creó otro fondo similar en Medellín. El Fondo FOCUS Medellín es producto de una alianza a la que se sumaron varias entidades: Fundación Corona, Fundación Bancolombia y Fundación Interamericana (IAF), entre otras.

El Fondo FOCUS se define como "una estrategia técnica y financiera dirigida a fortalecer la capacidad de gestión de organizaciones comunitarias a través del respaldo de proyectos identificados por éstas, que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida en su entorno".

El Fondo FOCUS combina el apoyo financiero con el acompañamiento técnico, la formación y la promoción de nexos de cooperación, de manera que pueda lograr el objetivo de fortalecer las organizaciones comunitarias. Como en otros programas de desarrollo comunitario, el objetivo del apoyo del Fondo a los proyectos es el fortalecer las capacidades de las organizaciones de base para que puedan planear proyectos, administrar recursos, prestar servicios y representar a la comunidad, así como establecer relaciones con otras organizaciones e influir en el entorno.

Esto se realiza a través de talleres colectivos para el conjunto de las organizaciones que reciben las donaciones, asesoría técnica sobre temas particulares a cada organización, estrategias de cooperación horizontal entre organizaciones (pasantías, encuentros, eventos) y acompañamiento continúo al desarrollo de los proyectos.

El Fondo FOCUS Medellín es un fondo dinámico que ha tenido diversas fases en su evolución, derivadas del continuo aprendizaje sobre su propio proceso. Lo más significativo para destacar es que inicialmente el Fondo apoyó organizaciones individualmente consideradas, algunas de ellas de segundo grado, otras de tercer nivel. Desde 2006, el Fondo no apoya organizaciones sino redes, y a partir del 2008, la estrategia de acompañamiento enfatiza en el fortalecimiento de las organizaciones comunitarias y la importancia de la participación en políticas públicas.

Las organizaciones y redes apoyadas están conformadas por grupos de población de escasos recursos económicos quienes "tienen como propósito aunar esfuerzos de las comunidades locales sumando la capacidad de liderazgo, convocatoria y concertación interna y con organismos públicos y privados para poner en marcha propuestas de interés colectivo y público, y proyectarse e incidir en el mejoramiento de las condiciones integrales de vida de sus miembros y comunidades." (p.28 y 29)

Buscando generar capacidades en el curso de los proyectos, FOCUS pone en el centro de su estrategia el aprendizaje. Aprendizaje tanto de las organizaciones, como del Fondo mismo. FOCUS busca que todas sus acciones tengan un contenido pedagógico, es decir, que el acompañamiento y la gestión de los proyectos genere un escenario de aprendizaje para las organizaciones y para el Fondo mismo. "El desarrollo de capacidades implica aprender a hacer, a conocer y a ser en determinadas áreas de la vida organizacional. Por eso el fortalecimiento organizacional va mucho más allá de la financiación de proyectos sociales o la dotación de equipos, o el cubrimiento de vacíos presupuestales. Es una apuesta por el aprendizaje a partir de una visión estratégica del desarrollo de las organizaciones; se trata de potenciar equipos de trabajo calificados, que sean visionarios en lo estratégico, sólidos en lo técnico de sus servicios, democráticos en lo interno, transparentes y ordenados en el manejo de los recursos y eficaces en su gestión" (p.15).

El aprendizaje que propone FOCUS no es algo que ocurre al lado o antes del proyecto. Su perspectiva y sus grandes logros se han dado al poder establecer una metodología que promueva el aprendizaje durante los proyectos. "Parte muy importante del aprendizaje que hacen las organizaciones se da en la gestión del proyecto, no sólo en la ejecución de los componentes pedagógicos del mismo. Las organizaciones comunitarias aprenden mucho en el proceso de diseño y negociación del proyecto, el seguimiento y la evaluación, en la sistematización y en las relaciones con la coordinación y con el Comité Directivo. Dentro del Fondo no son tareas puramente administrativas o de control externo. La cofinanciación del proyecto es parte de la estrategia de aprendizaje. Obliga a tener o buscar otras fuentes, permite movilizar más recursos, evita dependencias. Así mismo la exigencia en la calidad y rigurosidad en el manejo de los recursos". (p.22)

El proceso de aprendizaje se realiza durante el proyecto respetando la autonomía de las organizaciones y contribuyendo al fortalecimiento de la misma. El respeto por la autonomía de las organizaciones "implica que el punto de partida para el fortalecimiento sean las necesidades, intereses, problemas, capacidades y potencialidades de las organizaciones comunitarias y no sólo, ni principalmente, las de las entidades asesoras o cofinanciadoras." La contribución al fortalecimiento de la autonomía conlleva a "entender desde el inicio que el acompañamiento al fortalecimiento tiene un principio y tiene un final y ello induce a que las organizaciones se vayan soltando en la medida en que se van cumpliendo los propósitos del fortalecimiento. Autonomía no es sinónimo de autosuficiencia. Hasta las organizaciones más fuertes tienen asesores. Lo importante es que en cada caso se definan propósitos y en función de ellos se fije un principio y un final para la intervención." (p.24)

En este proceso de acompañamiento y facilitación del aprendizaje, el Fondo FOCUS Medellín pretende que las organizaciones comunitarias:


  1. Tengan un mayor impacto en la población, porque cualifican, diversifican y aumentan su oferta de enfoques y metodologías de atención a la población objeto.
  2. Incidan en la formulación de políticas al intercambiar y divulgar sus conocimientos.
  3. Trabajen en común, gracias a la formación de redes y alianzas de cooperación entre ellas y con otro tipo de organizaciones de la sociedad. Con sentido de lo público y preocupación por insertarse en los procesos del desarrollo local.
  4. Sean organizaciones democráticas con equipos calificados que tomen decisiones participativamente, con formas de relacionase y de dirigir la organización colectiva y colegiadamente.
  5. Logren eficiencia y orden en la gestión de sus recursos técnicos, tecnológicos, financieros y locativos, entre otros.

Por supuesto que la estrategia de FOCUS no está exenta de retos pues implica cambios tanto a nivel de la entidad que apoya y acompaña, así como de las organizaciones que son apoyadas. Como bien lo dicen en la sistematización de su proceso: "asimilar un enfoque de fortalecimiento orientado al impacto y al aprendizaje por parte de organizaciones que por tradición acceden a recursos sin mayores exigencias es fuente de tensiones constantes. Es un cambio sustantivo de rol: de beneficiarios a ejecutores, con nuevos retos y responsabilidades. Dado que se puede prever que se van a dar estas tensiones es muy conveniente advertir de entrada las implicaciones de acceder a un proceso con estas características. Esto implica estar insistiendo en que no se trata solo de cumplir compromisos sino de lograr resultados, que el proyecto es un escenario de aprendizaje no solo una fuente de recursos, que se trabaja con equipos y no con personas aisladas, que el proyecto debe permear a la organización y que sin constancia no se logra acumular aprendizaje." (p.51)

3 La descripción del Fondo FOCUS-Medellín se base en el trabajo de sistematización de once años de experiencias del Fondo. Ver Fundación Corona. "El Fondo Focus en Medellín. Pensar lo que se hace y hacer lo que se piensa". 2008. (Ver el documento)

Retos y posibilidades del fortalecimiento basado en el apoyo a proyectos

Lo que nos enseñan los casos de FECHAC y el Fondo FOCUS es que los proyectos pueden ser herramientas de gran valor para apoyar procesos de fortalecimiento organizacional. El fortalecimiento organizacional no es algo que tiene que suceder aparte de los proyectos, se puede realizar en su desarrollo. En la ejecución de proyectos en diferentes áreas temáticas (salud, educación, generación de ingresos, etc.), las fundaciones pueden apoyar la generación de capacidades de las organizaciones y de las comunidades. Para hacerlo, FECHAC y el Fondo FOCUS, no se limitan a financiar proyectos, sino que además los acompañan para promover el aprendizaje social y empoderamiento de las personas y organizaciones involucradas en el proyecto.

El papel de las fundaciones y empresas al apoyar proyectos en una perspectiva de generación de capacidades es doble: cofinanciar y acompañar. Las organizaciones reciben recursos para su proyecto de una fundación o una empresa y de forma complementaria reciben acompañamiento durante su ejecución. Este acompañamiento, una combinación de capacitación, oportunidades de intercambio con organizaciones pares, apoyo para la autoevaluación y elaboración de planes de mejoramiento, asesoría en áreas específicas, por ejemplo, permite, al final del proyecto, cumplir con resultados tangibles propuestos en el mismo proyecto y avanzar en el proceso de fortalecimiento interno de la organización, en sus capacidades de vincularse con otras organizaciones y para actuar proactivamente en el espacio público. Este fortalecimiento de las capacidades es lo que le permitirá a las organizaciones contar con las condiciones básicas para participar de forma sostenida y aportar soluciones de forma activa a los retos continuos del desarrollo de su localidad.

Uno de los riesgos con esta estrategia de apoyo a proyectos es sobrevalorar el proyecto y no vincularlo a los procesos de desarrollo y fortalecimiento de las organizaciones y de las comunidades. El proyecto es un instrumento de intervención que organiza unos recursos y unas herramientas específicas para el logro de unos objetivos en un periodo de tiempo. Si este proyecto no se articula de manera clara con los procesos comunitarios y organizacionales previos y no se orienta a garantizar el fortalecimiento de las capacidades, producirá quizás unos resultados tangibles en materia de educación, salud o de generación de ingresos, pero no contribuirá a catalizar y fortalecer el proceso de desarrollo comunitario y el empoderamiento de las personas y las organizaciones para tener un mayor control sobre su futuro.

Para profundizar en diferentes estrategias de cofinanciación y acompañamiento RedEAmérica ha producido varios manuales y documentos que complementan esta sección.