Buenas Prácticas

Watta Ka>ii : Voces y capacidades para el buen vivir en la Guajira colombiana

Esta iniciativa de la Fundación Promigas e implementada en alianza con la Fundación Alpina y el acompañamiento de FUCAI en una de las regiones más pobres de Colombia, buscó dar respuesta a la situación de vulneración de derechos de la comunidad indígena Wayuu, que afecta principalmente a la población infantil.

Valorando su cultura local, permitió articular a los actores para gestionar soluciones a la problemática de salud y nutrición usando las tradiciones y los saberes ancestrales, fortaleciendo la gestión de las instituciones locales y el control ciudadano.

El 95% de la población infantil accedió a atención nutricional, vacunación, controles de crecimiento, y a educación con la veeduría de la autoridad indígena; se recuperó la práctica milenaria de cultivo de semillas de su cultura en huertas comunitarias; se crearon observatorios familiares e institucionales en los que se toman decisiones. Los cuales tienen su debido seguimiento para verificar que se cumplan los derechos de la población infantil.

Fue ganadora de la tercera versión de Premio Transformadores de RedEAmérica. Los jurados destacaron que la iniciativa cuenta con indicadores y resultados sólidos, y es un modelo de intervención integral y articulada que propende por la sostenibilidad del territorio wayuu.

Crónica en español Crónica en portugués Video Formulario de postulación

 

Anterior El conglomerado lácteo del Cauca, pequeños productores, grandes resultados
Siguiente Aprovechamiento de resina de pino en la zona oriente de San Miguel Chimalapa, Oaxaca: de la conservación de recursos naturales al desarrollo sustentable

Name:
Email:
Subject:
Message:
x

Reciba nuestro boletín mensual

Buscar buenas prácticas